C/ Manyà, 26 - Polígono Táctica Paterna (Valencia) - Tel: 962 761 799

Música en la oficina, ¿sí o no?

Escrito el: 11/Sep.

La música te ayuda a concentrarte. La música desconcentra. Ya no ponen nada bueno en la radio. A mi Spotify #megustaperoponenanuncios. Viva la música, muerte a la música.

En medio de una serie de debates encontrados, en Oficines nos posicionamos de forma muy concreta: depende.

Poner música en la oficina es un tema delicado que dependerá del estado de ánimo, el día o la personalidad de cada uno. Deberemos plantearnos para qué queremos escuchar música. ¿Para concentrarnos más, entretenernos mientras hacemos algo monótono, para no escuchar el ruido de los compañeros?

Antes de empezar, existe una primera norma inherente a todo apasionado a la música mientras trabaja: no seas un carroza y usa cascos. A nadie le apetece escuchar flamenquito del bueno porque te has levantado esta mañana con un giro de muñecas impresionante. Una vez acatada esta norma, existe un infinito universo de posibilidades para enriquecer tus oídos con música, que te catapultará hacia el éxito laboral y la diversión personal.

Tipos de música según tu día en el trabajo

Hoy te sales

Es tu día, te sientes preparado para todo. Estás listo para demostrar todo lo que vales y te pones a trabajar como si no hubiera un mañana. El único problema es que estás en una oficina diáfana y tus compañeros reciben muchas llamadas. Las interrupciones distraen tu concentración. Si quieres enfrascarte en tu labor, existe la manera. Necesitas algo épico, algo grande. Algo que esté a la altura de tu motivación. En estos casos, te recomendamos que escuches al todo poderoso Hans.

Y si no te gustan las bandas sonoras, prueba con Nils:

Has dormido poco

Te levantas por la mañana sin poder abrir los ojos, tropiezas con los mocasines y te das de cabeza contra la pared. Hoy has dormido 3 horas, y necesitas un empujón de adrenalina para llevar bien el día sin que tu cabeza caiga sobre la mesa de oficina. Tranquilo, no te vamos a recomendar que escuches heavy a toda pastilla, a no ser que te guste.

En estos casos, lo ideal es que escuches canciones con un amplio espectro de sonido. ¿Qué significa esto? Deben haber tanto agudos como bajos, violines y bombos, cambios de ritmo, diferentes melodías.  ¿Por qué? Al recibir esta clase de estímulos variados nuestro cerebro se activa. Al mismo tiempo deberás evitar canciones demasiado ruidosas, y otras donde la voz sea la protagonista. La idea es que nuestro cerebro se despierte, no que se despiste.

Necesitas pararte un poco los pies

Reunión a las 9, brainstorming a las 11 y meeting a las 12. Llamada del proveedor, se han perdido las cajas del envío al cliente. Llamada del cliente, ¿Donde están las cajas?. Siguiente llamada. Las cajas están cruzando el océano pacífico. Tu smartwatch acaba de felicitarte, dice que acabas de correr 15 kilómetros.

Llevas un día tan estresado que necesitas relajarte. Y para ello, no hay nada mejor que echar manos de las listas. Y no nos referimos a tus compañeras de trabajo, sino a Spotify. Aquí tienes un ejemplo de cómo puedes pasar de 100 a 20 en cuestión de minutos: